Dante Verne

Motivaciones V

“Hay momento en que las tribulaciones se presentan en nuestras vidas y no podemos evitarlas. Pero están allí por algún motivo. Sólo cuando ya los hemos superado entenderemos por qué estaban allí.”
Paulo Coelho


En su momento no entendí,
el significado de tanto dolor,
desamparado, confuso,
roto,
me movía por el mundo
huérfano de tu amor,
como un muerto viviente
sin objeto y sin razón
declaré la guerra
maltrecho,
a mi alegría y a mis venas,
a mis manos y a mi corazón.
Sólo después del algún tiempo,
que es el mejor doctor,
encontré sentido
a este quebranto,
a ese dolor consentido,
caníbal, desgarrador.
Todo el camino es camino
cadena, peldaño, eslabón,
que sirve a mi destino
sólo
con un único objetivo:
encontrar mi voz.

Comentarios5

  • Ross4

    Y probablemente los residuos del dolor no desaparezcan del todo; y està bien que así sea, para que no se confundan las sendas del nuevo ciclo...
    Bonito poema!
    Saluditos,
    Ross

    • Dante Verne

      Gracias Ross. El dolor se puede superar, pero no olvidar. Lo importante es que convirtamos ese dolor en una lección de vida.
      Un saludo

    • MAQUIAVELICA

      LECCIONES HAS ESCRITO, DONDE LA VIDA CRECERA, COMO FLOR EN PRIMAVERA; EN ESTE CASO LECCION ESPERANZADORA, MUY BUENO.
      ESPERO QUE MI COMENTARIO SEA ALGO ACERTADO POETA, EN LO QUE DICE SU ESCRITO.

      • Dante Verne

        Muy acertada has estado.
        Muchas gracias por leer y comentar.
        Un abrazo

      • Ágora

        Siempre se aprende y el dolor acaba
        siendo alegría, un placer leer tus poemas amigo Dante

        • Dante Verne

          Muchas gracias por tan bello comentario.
          Un cordial saludo

        • Toqui

          Fue el día en que del sol palidecieron…
          Francesco Petrarca
          Fue el día en que del sol palidecieron
          los rayos, de su autor compadecido,
          cuando, hallándome yo desprevenido,
          vuestros ojos, señora, me prendieron.

          En tal tiempo, los míos no entendieron
          defenderse de Amor: que protegido
          me juzgaba; y mi pena y mi gemido
          principio en el común dolor tuvieron.

          Amor me halló del todo desarmado
          y abierto al corazón encontró el paso
          de mis ojos, del llanto puerta y barco:

          pero, a mi parecer, no quedó honrado
          hiriéndome de flecha en aquel caso
          y a vos, armada, no mostrando el arco.

          • Dante Verne

            Gracias por el regalo. Leer a Petrarca siempre es un placer.

          • Khadija (Alyamar)

            Muy bellos sus versos, siempre se aprende algo, a veces escuchamos tanto el dolor que no escuchamos nada más .Un aprendizaje que hay que continuar...Saludos

            • Dante Verne

              Muchas gracias por tu comentario. Así es la vida, una lección continua.

              Un abrazo



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.