QUINSONNAS

ADICTO (OCTAVAS ITALIANAS)

 

 

 

Un nudo me aprisiona en la garganta

al tiempo que veloz denoto el pulso

entrándome a la par el gran impulso

de alzarte en mi completa prioridad.

Intento con mi nuez tragar saliva

sudando tembloroso, de ti adicto,

y vuelves a mi espíritu un convicto

febril y encarcelado en tu deidad.

 

Agónico tropiezo con mi asfixia

sabiendo que tenerte es imposible

y es dura la verdad inadmisible

de ver que mi ilusión resulta atroz.

Camina mi conciencia desquiciada

andando entre jirones e inestable

y sueño enloquecido que agradable

pronuncias a mi nombre con tu voz.

 

 

Comentarios2

  • Aqua marina

    Que el amor nos salve de ser inerte costal de huesos.
    saludos,

  • yosoyelquesoysiempre

    Otra magnífica creación, poeta, cómo sabes lucirte con ese cálamo que se siente plácido cuando entre la mano le tomas.

    Condorandino.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.