Esdras Gamarra Ponte

NUESTRA REVOLUCIÓN

 

Requiere revolución tu corazón,
tus ojos sin razón: transformación;
hasta alcanzar el destello de las estrellas
en esperanza de una sonrisa en la vida.

Requiere revolución la sociedad capitalista,
de su mar de injusticias y rapiñas doblegarse;
que llanto y dolor causa en el niño sin alimento,
apropiándose del cielo y las estrellas.

Una galaxia quieren conquistar para vender,
jugosa ganancia juntar.
Con su cerebro bajo los oscuros mares,
dolor causan en el huérfano y la viuda.

El socialismo trayendo alta decepción al hombre histórico,
la corrupción del camarada lo trastabilló;
no hay esperanza en tus ojos engañosos,
hombre de mentira y camotes.

Iré buscando por tus mares
el consuelo al dolor añejo;
sus venas abiertas desde una mirada sideral,
buscar la Causalidad Última, en su tiempo pueda ayudarnos.

Requiere revolución tu caminar:
tus instintos descendentes, deshumanizantes,
toda la estructura cultural del hombre,
en esperanza de una sociedad revolucionada.

Desesperación hay en la humanidad,
porque le falta pan y consuelo,
para colmo: ¡Su único planeta se le muere!
Un pequeño grupo es sepultado en su mar de riqueza,
casi la totalidad es ajena a este privilegio.

¡Algo mal pasa!
Si no hay revolución,
en nuestro sistema pereceremos.
¿Cuál revolución?:
Juntos inventemos otra.

Los que nos enamoraron,
se ahogaron en su inapropiada lógica.
¡Urgente! Disolvamos lo viejo
construyamos nuestra esperanza.

Si fuéramos capaces de incluir
en nuestra agenda al autor de la frase:
“Sin mí nada podéis hacer”,
tu esperanza trasandina haríase realidad:
Hombre de piel y huesos;
de amores y desamores.

Esperanza tendríamos niña bonita,
de ojos azules;
azules tus sueños, azules tu esperanza,
azules tu revolución.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.