Manchego

Carta de amor

 

Te quería con extrema locura.
Te quería mirando tus palabras de nada en la lluvia
Te quería riéndome de tus caras en las débiles formas
que el tiempo y un albañil desprevenido dejaron formar en las paredes

Ahora te encuentro en la fiebre, en levantarse moribundo en plena 
madrugada, arrastrar los ojos y las lágrimas en medio del oscuro cuarto y la fiebre

Te encuentro ya no en la luna sino en el malestar, en el frío, en la gripe de las azoteas 
en sus tres de la madrugada

Ahora me voy, lentamente podré ausentarme, ausentarte.
Me voy y el amor queda.
Me voy. Luego muero. Después el amor queda. 
Quedas vos, recuerdo de nube viajera
Quedas vos. ¡Y cómo ayuda la ciudad y las flores y el olor de los días para que no te vayas.

Comentarios2

  • Alejandro Liam

    Me gusto muchísimo :)

  • Ross4

    Demasiado hermoso!
    Saluditos,
    Ross



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.