Alcionico

El extranjero

Sé el hombre
Que conquista
Sus mañanas.
Sé el hombre
Con hambre de sol

Sé el hombre que
Es fuente de deseo.
Sé el hombre que
Jamás aprendió

Sé el hombre
cromado
Que ojos encandila.
Sé lo que jamás
nadie vió

Sé el hombre al que
Las estrellas lo
Iluminan.
Sé fiebre,
También doctor

Sé el hombre que
saluda a la luna.
Sé el primero
en ver el sol

Sé el hombre
Que la tempestad
Quiere.
Sé disturbio
Y rebelión

Sé lo único que
No se amolde.
Sé un extranjero
Sin dirección

Sé lo que quieras
Ser o no seas
Nadie.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.