flack

Danzaré sobre tu vientre.

 

Danzaré sobre tu vientre,

hasta que raíces se tornen tus muslos,

y,  que del gemir tuyo y mío

se creen palabras nuevas;

y mientras, seguiré danzando

cómo un viento de incierto rumbo,

galopando sin razón aparente,

una forma feliz en la oscuridad sonriente.

Entonces, en el umbral del mirar oculto,

en senderos oscuros andaré

guiado por no sé qué embates apasionados

que en sus encuentros continuos,

tu cuerpo y el mío son uno.

¡Si! Danzaré cómo fiero torbellino,

cuando mis manos cual gigantes

se posen en tus montañas redondas,

y del cauce húmedo de metafóricos riachuelos

se hará un mundo de manantial puro.

Y, cómo una estrella olvida el firmamento

impactándose en su profana caída,

desplomaré mi pecho al tuyo;

moriremos en el beso un instante,y

renaceremos al decir por un momento,

adiós a las bocas.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.