Hector Fabio García Libreros

LAS LÁGRIMAS DE UN DIOS

No muere la piedra

y tal vez…

era lágrima de un dios

vestigios de sacra arena

gotas congeladas en el tiempo

 del lamento de saberse eterno

de estar condenado a la absoluta soledad

cuando en un abrir de ojos

sus criaturas estaban muertas,

el universo era un desierto.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.