Brisa

Fuimos fuego

Fuimos fuego mi amigo

Corrimos como sólo la gente libre sabe, con una sonrisa en nuestra cara, una maravilla en nuestros corazones y una lágrima en nuestras almas.

 

Fuimos fuego, mi increíble amigo, mi compañero de batallas, mi escudero en peleas, mi absolución de la guerra.

 

A pesar de mi ambigüedad, a pesar de mis silencios incómodos, a pesar de mi grito inconsciente.

 

Estuviste allí como los verdaderos hombres, sin decaer hasta el final. Incluso sabiendo que las sombras aplastantes de mi oscuridad podían llegar a tomarlo todo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.