Heliconidas

Ser tú, ser yo...

 

Fuimos dos almas
caminantes sobre un rojo cordel.
Sobre un lado, el amor.
Sobre el otro, la desesperanza.
Y por debajo, un abismo.
~
Quiero que seas tú,
Quiero ser yo.
~
A pesar de que el pecho se nos abra,
a pesar de que todo arredor sea
retazo de lienzo muerto,
óleo demacrado de días
que pasarán, despaciosos y agónicos…
~
Ya no quiero ser un león al acecho.
Quiero ser el niño que sonríe
tras el gran ventanal.
Aunque los crisoles del pasado
se viertan en mis ojos de fuego y sal.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.