Eder Guerrero

Reminiscencia

Desperté y pensé en ti,

Rubi, quisiera tanto 

besarte las manos.

 

Recuerdo haber leído

la revista de moda

de las chicas de la secundaria,

ahí leí:

si un hombre te besa las manos; 

te ama.

pensé: que locura.

 

Rubi,  estoy jodido,

pero,

¿verdad qué tú también me amas?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.