Rosa Violenta

Indecisión

Soledad encontrada

en la estrella que brilla.

Esa que fue regalada

una noche a hurtadillas.

 

Desespero que espera

el beso prometido.

Guiños de ternura,

secretos designios de amor prohibido.

 

Sin razón de la razón

de no estar y querer ser,

se abre el corazón

y lo inunda el querer.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.