ErC

Cruje la palabra

Cruje la noche.
En cenizas la calma.
Espanto en la luna.
En lo infinito el dolor.

¿Quién culpable?
¿La ignorancia o el intelecto?
¿El hombre?

Lágrima rodante
en el umbral del orbe,
muere otra alma
sin sonreír al alba.

¿Tú o yo, quién?  

Agrietada la morada,
saudade en el lar,
desangran los mantos
en su continua congoja.

¿Quién?

Desgajado el espíritu
en fragmentos de murria,
sollozos eternos desde ayer
con cada gota un nuevo mar.

¿Yo?

Sucumbe otro trozo del planeta,
fallece una alegría que no llega.
Ánima emerge en el Cenit
entrando al empíreo dorado.

¿Tú?

Morimos por nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.