Francisco David Delgado Montero

Maldita

Miro fuego, soplo

con el ánimo de avivarlo.

 

En realidad son cenizas

que toman silueta 

de llamas y el calor

que siento no proviene

de aquel fulgor,

sino del cansancio

de tanto soplar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.