Antonio Valdez Sortillon

Amor ciego

El viento suave,

mueve las hojas,

alborota las flores.

murmullo de gentes

de autos, de camiones,

fragancia de flores

frescura de grama.

Siento sus pasos

cruzar la banqueta,

la esencia de su olor,

mis manos sudan,

bajo los rayos del sol,

me pregunto ¿Cómo serás?,

¿Qué forma tendrás?

te sientas a mi lado

en la banca en la que estoy,

tras un saludo formal,

osado te pregunto: ¿Cómo eres?

turbada contesta: ¡no te gustaría saberlo!

¿no me gustaría saberlo?

sí, soy gorda y fea,

así me ven los demás,

es que ellos te ven con los ojos,

yo te veo con el corazón,

¡déjate de bromas!,

¡soy fea y tonta!,

¿Cómo alguien me podría amar?

Bien, solo te preguntare,

¿sabes, tu…amar?

 

Por Antonio Valdez Sortillon



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.