Santiago Miranda

Todo hombre es un superviviente

 

Cada día, aún después de cada día
Aún después de cada muerte sucedánea
Se levanta y aniquila sus deberes
Para morir luego por el tiempo -esto
De antemano ya lo sabe- el hombre
Se levanta y no teme todo el día
De qué este sea el último momento
Es todo el tiempo un ser más allá
De su muerte -esta pues nunca llega
A conocer por entero- pues es disuelta
Antes de tiempo y es real porque la teme
Entonces hombre y posibilidad se unen
Trascendiendo incertidumbres
El hombre vive pleno y sobrevive a su espacio
Sombra y vuelo, conquistando cielos
Es eterno e inmutable
Y cada condicion de sí existe
Por si sola como necesaria 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.