yito

Deja hoy.

 

 

 

Deja hoy  mujer tu cintura

al alcance de mis manos

que en ella existen  verános

que han de aliviar mi locura.

 

De los labios sin ternura  

supe  de amores  malsanos.

Sus besos como  tiranos

me robaron la cordura.

 

Pónle fin a la tortura

de sus aromas mundanos

que soy espiga de granos

para tu fértil figura.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.