Eduardo Antonio Taborda

DESDE EL FARO

 

Llegaron a sus manos
las estrellas
desde el celeste firmamento,
el brio del sol que escondiéndose
dio paso a la luna,
una marejada de visiones
desde lo alto...
desde el faro
que ilumina
a la embarcación que se asoma;

embarcación de efímeros lamentos
tras un torrencial aguacero
de respuestas sin contestar:
sin adioses, sin despedidas
sin razones, sin mezquinas...
mezquinas mentiras,
la tierra y el fuego
que quema;

un ventanal distante
un observador que yace...
yace dormido en sueños...
en sueños despiertos,
el verdor de la naturaleza
tan fresco como la caléndula
vestida de rosa;

pistilo de comer esencias
de besos incesantes:
respiro de amor
bandadas de palomas blancas
acompañadas de tu alma
tan pulcra y sin máscaras
un remolino de te amo
en un sostenido re mayor,
música de cuento
y todo, todo, todo
enmudecido de luz...
luz que alumbra y que guía
la dicha.
Eduardo Antonio Taborda



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.