Raul Gonzaga

Un inmenso sol



Al estrecharla en mis brazos,
Tratando de ser sincero,
Siento que estoy en el Cielo
Disfrutando de un milagro;

Y al tocarla con mis labios,
Siento en mi piel ese fuego,
Mezcla de amor y deseo
Consumiéndome despacio;

Quisiera hallar su mirada,
Pero es tanto mi temor
Que le dé mi cuerpo y mi alma,

Sin ninguna condición;
Que prefiero hacer escala
Ante tan inmenso sol…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    Cuando te conocí, ¡Qué belleza de mujer, cuánta grandeza de diosa¡ ¿Por qué además de preciosa eres nítida fuente de un puro amor?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.