Ulis3s

El Heredero

Llevo en mi carne la condena

de ser una sombra de todos los hombres

 

Mis huesos agitan estas cadenas

y mi nombre equivale al de todos

 

Tengo mi furia

  marcada en el rostro de Dios

Y mis odios forjan metales

  brillantes e incrédulos

 

No tengo cielos para condenarme

ni la gloria

       del sueño

           del cielo

               del trueno

                   del viento

 

Alzo mis ojos y debajo está la luz

Quiebro los cielos y el porvenir

Ya he instruído a mi parca

Soy yo

     el primero, el último, el único

 

                         soy Caín

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.