Montse sweet

LA ESPERA

Y allá sentada,
desde muy niña
contemplaba el mar.
Con su oleaje,
que viene y va,
como la vida misma,
que llega y se va.
Ella fue creciendo
tan intensa,
tan consciente
de sus sentimientos,
que balancean
su pensamiento.
Con su mirada
fija en el infinito
y el canto de las sirenas.
Pequeña ventisca,
que arrojaba a sus oídos
el recuerdo de su voz...
la de aquel niño,
que nunca regresó.
Susurro de caracolas,
rugido del mar,
ella no se resigna,
espera y esperará,
el regreso de aquel niño,
para poderle amar.

 

Comentarios2

  • Montse sweet

    Si corazón, pura añoranza y deseo. Gracias por comentar y disculpa no dispongo de mucho tiempo,pero te leeré.
    Saludos, amiga

  • Montse sweet

    Muchas gracias Rafael, tan solo soy una alumna aprendiendo de todos vosotros.
    Un placer leerle también



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.