Lilium248

La playa

La brisa del mar acaricia la arena
frágil de tanto mirar al sol ardiente,
y dibuja paraísos de ondas doradas
sábanas de seda dónde quererse.

El vaivén de las olas mece suave
la piel mojada que se funde
y susurros de placer se confunden
con la alegría de las olas que llegan

El tiempo se detiene sorprendido
como el mar en la bella caracola
y la intensidad de la vida vive

atrapada en el calor de un abrazo.

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • 2punto0

    Delicado poema, transporta a un quieto y soleado día de playa


    Saludos

    • Lilium248

      Gracias por tu comentario
      Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.