p6g5n

Al final

Tengo surcos en el rostro...

surcos que me hicieron las lágrimas.

Tengo heridas en el alma...

heridas que me hizo el tiempo.

Y ahora que te has marchado

tengo ganas de morir solo

entre recuerdos.

¿Te has dado cuenta que al marcharte

ni tu, ni nadie podrá ya doblegar mi deseo? 

Ese loco deseo de encontrar una playa desierta 

y que en ella descanse mi cuerpo.

 

Vino callada, con la risa oculta y la mirada baja 

y poco a poco, sus ojos, ventanas del alma

de ilusiones encendieron la llama.

Se fue forjando en la lucha del día a día

y así fue naciendo la mujer ansiada...

su mirada al frente,la sonrisa clara 

y un gesto valiente que a la gente agrada.

 

Mar de confusiones, de dudas , de rabia, 

de noches en blanco que enturbian el alma.

 

Y mientras camina por ese sendero

que su rumbo marca, se está preguntando

si debe o no debe subirse a la barca.

                                                      J.C.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1

  • Peregrina

    Una linda poesía...
    Un gusto pasar a leerte...
    Saludos amistosos de
    Peregrina

    • p6g5n

      Gracias. Eres muy amable y se agradece el estímulo. Voy a darle una mirada a las tuyas y algo te diré. Un cordial saludo J.C.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.