Consuelo Soto

El viento y la rosa



El viento quiere tocar la rosa,

y la envuelve con suavidad,

con cuidados la conserva,

le jura lealtad.

 

Bello momento el cristalizado

en medio de la tempestad,

sosiego y respiro,

que prepara vendaval. 

 

Un segundo solo basta,

para bestias desatar,

truenos y lluvia ahora azotan,

el viento es huracán.

 

Atrapada en medio,

la rosa mira ya sin más,

el sol se está escondiendo,

viene el frío invernal.

 

Tres toques de sirena,

el relámpago brutal,

una a una las espinas,

Desnudan al compás.

 

Sin escudo resistiendo,

esperando piedad,

Llora lágrimas de sangre,

pero no debe llorar.

 

La luna llega a escena,

con su tenue alumbrar,

el viento gime y se agita,

ya no puede más.

 

Ha cesado el remolino

La furia ya no está,

Vuelve la brisa suave,

pero no hay flor en el lugar.

La busca y no la encuentra,

¡Qué gran culpa! ¡Qué pesar!

unos pétalos en el aire,

¡Oh dios su fragilidad!

Llanto amargo sobre la tierra!,

Llanto eterno en la oscuridad.

 

             

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Precioso poema que enmarca el sentido humano de la poesía en tus geniales estrofas estimada Consuelo Soto
    Un placer pasar por tus letras...
    Abrazos de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.