Lincol

SU SENSUALIDAD EN LA NOCHE

 

SU SENSUALIDAD EN LA NOCHE

 

En ese momento el tiempo se detuvo entre sus manos; jugaba frente al espejo y conversaba con su reflejo. Su alegría inundaba la habitación;  y su copioso cabello largo,  bailaba entre sus hombros desnudos con exquisita sensualidad y sonrojando a la noche. Sus pupilas estaban como una puesta de sol, más sonrosadas y más humana; donde el mar y el ruido de las olas eran una delicia. Con ella se desvestía la noche y con ella mis pensamientos se iban a todas partes, dispersando su esencia en mí como el rocío en la aurora.

 

 

Autor.  LMML.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.