Roberto V

En Ti

En tu pecho guardas
la rosa que hirió mi
boca,
hasta sangrarla 

En las manos, tantos
matices tienes,
como colores tus jardines

En tus labios,
ay cuando los beso,
sabores, aromas, hechizos

En tu cuerpo,
todo me lo permites,
hasta dejarte inerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.