Humberto Velasquez

De tu mirar

La matiné de tu mirar, 
aterrizo en mis ojos esta mañana. 
Y dividiendo las olas de tu pelo, 
logre la juventud de tus labios, 
a quienes quise oler el eco del café, 
queriendo restarle su sabor al hacer contacto. 

La trapecista sonrisa, 
salto a la fama esta noche, 
a pesar que había tormentas, 
y había que dormir mi atención. 

La flecha de tu mirar, 
no dio aviso, 
no quiso darme la noticia, 
ni mandar una carta entonada. 
Lo único que quiso era apuntarme, 
con facilidad adulterar mi vista inoportuna, 
la que yo mismo soñé atrapar, 
aun cuando estuviera envuelta de ciénaga. 

La matiné de tu mirar, 
hoy la pedí, 
le saque un pañuelo, 
la entretuve con una merienda de placer, 
de una manera que estuviera el sueño, 
y no exista manera de llegarla frenar. 

Humberto Velásquez Jiménez 

12/Septiembre/2017 

10:15 p.m.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.