Heliconidas

Las mariposas

 

Evanescencia fugaz
es la hermosura de una hebe.
En sus crisálidas juveniles
hechas con pétalos frescos del tiempo,
la belleza hace eclosión.

Las veo sonreír frente a mí
con sus alas de mariposa y ojos de gato.
Mis pupilas son larvas de gusano dilatado
que intentan expandirse en esa
transición pendular.

Es la hora de despertar.
Sé que el cambio es inevitable.
Quiero ver las cosas tal cual son,
pero sólo las puedo ver tal cual soy.
Veo estallar frente a mí millones de flores.

Intento poseer el hermético misterio,
seguir la senda de tu hilo de seda,
pero no me es concedida la gracia…
Cuando intento besar tu capullo en la luz,
agitando tus alas te ocultas en el follaje.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.