José Cascales Muñoz

La Merienda

 

Los latidos de tu corazón son tan hermosos que se ánteponen al vapor de la cafetera, tu cuerpo se desplaza con elegancia de un extremo a otro de la barra, tus ojos vivos y brillantes me miran de vez en cuando, mientras con el trasluz de los cristales va dibujando la silueta de tu cuerpo y tus redondos pechos en la pared. 

 

El color aceitunado de tu cara, tus largos cabellos,  te dan esa preciosa belleza radiando luz y simpatía por donde pasas, tu cara y tu dulce sonrisa, tus labios con sabor a menta canela y miel, hacen juego con el color castaño de tus ojos, tu dulce y hermosa juventud hace palpitar tu corazón, lleno de emociones cariño ternura y amor.

 

Tu alegría lo dice todo, no dejes nunca bajar tu guardia pues aun te queda mucho por luchar en el amor y en la jungla de la vida.

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
11 de Septiembre 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.