ErC

El fantasma

Un fantasma duerme en tu rezago
mientras sueñas con el leviatán 
volando al lado del cometa Halley 
haciendo ciclos de años interminables. 
Copos de lágrimas congeladas llueven
caen en tu frente, en tus sombras,
ocupando las formas y las muertes.

Es gracioso ver la sonrisa del misterio
rodeada de animales extintos 
gruñendo las ruinas del pasado, 
buscando las piezas que les faltan
las pieles, los dientes, la carne, el alma.

El fantasma ríe como nunca lo hizo ningún Dios.

Es extraño, la risa mientras duermes, 
pero es señal de la maldad que va dejando,
dentro de tu mente, tu memoria, tus sentidos. 
El estruendo de la naturaleza magnánima 
detiene el finito sueño, con sus brazos titánicos 
mueve las fauces de su interior, 
el fantasma llora, tu despiertas, no ves nada. 
Caminas. Vuelas. Caes. Destruyes. Contaminas.
Todo lo haces inconsciente 
provocando la ira descomunal 
de esa ánfora de cristal, tierra, lava y mar.

El fantasma huye del caos 
te deja la soledad, la ruina y el mar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.