Peñafuente

El alma de mi alma.

Un instante de abril,

sin apenas

imaginarlo,

viví la vida toda.

 

Cuando el enigma

de tu sonrisa

en mi mente

se grabó a cincel.

 

Un instante de lunes

tras mis murallas,

sin apenas prever,

derribaste la roca.

 

Y la luz de tus ojos

así se filtró,

fascinando

al alma de mi alma.

 

Un instante por la tarde

ajeno a tí, a mí,

sin desear quedarte

entraste a tu morada...

 

...a este pecho abierto

a, por y sin tí,

y que en pos de tí

 de pedazos deja el rastro.

 

Comentarios3

  • Rfael

    me ha gustado mucho peña, saludos desde cuba

    • Peñafuente

      Muchas gracias amigo y bienvenido, acabo de ver por acá tu primer poema y quedaré pendiente para ver más de tus trabajos... Saludos!

    • Hugo Emilio Ocanto

      Me agrada cómo escribes, poeta.
      El tiempo vuela, pero siempre hay que hacer un tiempo... cuando se siente la necesidad de comunicar.
      Mi saludo, mi amistad.

      • Peñafuente

        Muchas gracias estimado amigo!! Es cierto, hay que buscarse el momento y más aún si es una pasión compartir la poesía... Saludos!!

      • Violeta

        DONDE ESTABA YO QUE NO LEÍ ESTO TAN HERMOSO ME PREGUNTO YO?

        • Peñafuente

          Muchas gracias! Favor que me hace usted querida Violeta... Le envío un abrazo.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.