fabian alirio astudillo gil

Hija...

 Te miro en lo profundo

llenando de instantes

que perduran eternos

los minutos de tu abrazo

an si me arrullas

cual mariposa

amasando el viento

tu diluyes en mi

entraña que me absorbes

 

Tus ojos me anidan

con inocente encuentro

y me acunas siempre

con tus aprecios

que diligentes llegan

 

Son tus mensajes

preludios de amor

manjar de  Dios

que me alimenta

necesario cielo

a nuestras alas rotas

te amoo, nos amamos.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.