Ilianet

Frío y fuego...

 

Allá en el lejano desierto de arenas tan frías como Rocio de invierno, nació el más dulce amor de todos los tiempos, un amor único, un amor que resurgió desde lo más profundo de aquellas arenas, era como si el desierto recobrará la vida para hacer el amor como los dioses , era algo inexplicable, algo que había que sentirlo para poder expresarlo, un amor capaz de hacerte sentir mucho más que fuego , las arenas fueron formando Figuras al compás del viento que las balanceaba, y así entrelazándose empezaron a experimentar una pasión intensa, entre el frío del desierto y Los intensos movimientos al danzar , eran dos extraños amándose bajo la luna, eran agua corriendo como manantial por el seco camino que se dejaba ver a lo lejos, un oasis en aquel desierto , pero así nació su amor, desde lo más frío para calentar tan fuerte como el fuego aquellas venas por las que la sangre ya no corría, y llegar al corazón como puñaladas de acero que los estremecían como tormentas, y les dejaban sentir aquellos dos amantes del desierto que podrían sentir el calor aún viviendo en una zona tan fría....
By:IL....

Comentarios4

  • Douglas Landaeta T.

    me encanta es épico
    de verdad rico leerte

    • Ilianet

      wow, me siento super de leer su comentario, mil gracias, un abrazo

    • JoseAngeles41

      extraordinario como transformas una escena tan sencilla, en algo hermoso... y creo que en eso consiste la poesía, retratar la belleza mediante el uso de la palabra.
      Felicidades Ilianet. Saludos

      • Ilianet

        Muchas gracias mi estimado Jose, me encanta jugar con las palabras y darle vida a las escenas, que viven en mi cabeza, gracias nuevamente....

      • Hada Marilyn

        Linda historia, contada con pinceladas finas de romanticismo.
        Buen dia

        • Ilianet

          Gracias!!!!!

        • JAVIER SOLIS

          También el el frío desierto
          existe la arena que quema
          si ardió tan fuerte en tu alma
          debes amarlo por cierto.

          Pero el ardor de las arenas
          pueden convertirse en gélidas
          si te dejan con las penas
          en las frías y rotas tardes.

          Con cariño
          JAVIER SOLÍS



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.