Dixon Calvo Cespedes

19 rosas en temporada de tormenta


Te juro, he sobrevivido
a miles de huracanes
unos injuriosos en mi cama
otros verdaderos atentados en mi alma;
pero este es innegable
me hizo sucumbir,
hasta las palabras me temblaban
como si hubiese andado cien millas
en una bicicleta;
odié tu abrazo tan tierno, tan sincero
pero más me odié yo mismo
por no poder sostener
mi mirada en la tuya
mis piernas en el suelo.

Comentarios1

  • ronnin_muchukunda

    Muy bueno! me gusto mucho, parece que has tenido una muy buena experiencia



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.