Arturo_Mora

Cadencias

CADENCIAS

Callejero requinto

 

Viejo penderejo, de vetusto tronco

¿Por qué suenas tanto?

 

Congoja y silencio.

Cantas, luego existes.

 

De montes gorjeo

 Las penas proscriben

 

El alma planea

por notas astrales.

 

Por aires que embriagan.

¡Vino de los vientos!

 

¿Por qué suenas tanto,

viejo penderejo?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.