Kanade

VI

Te extraño,

Como la muerte extraña a la vida

Que nunca va a tener.

Y como el agua, que extraña a la sed.

Melancolía de sombra

en día nublado

De amores perfumados,

De petricor extraño.

Tristeza de pluma

Sin tinta...

Te escribo sin escribirte.

Para seguir extrañándote,

Sin extrañarte.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.