yito

Dejan que digan.

 

 

       Deja que digan, mi niña

       deja que digan y digan

       que no se arrastran las víboras

       y son santas las perdidas

       que no existe carne dura,

       después que ha sido molida.

 

       Deja que digan, mi niña

       dejan que digan y digan,

       tú comprende solamente

       solamente, niña mía

       no existe un río en la luna

       ni toda la luna es luna,

                      

       Deja que digan, mi niña

       dejan que digan y digan

       que existe un Dios, pero mira

       sin que haya un muerto que viva

       se mueren todos los vivos.

 

       Deja que digan mi niña

       deja que digan y digan

       por que  la luz de la noche,

       en la cruz de los caminos,

       alumbra por divertirse,

       siempre sus cuatro destinos.

Comentarios1

  • BambĂș

    Muy bonito.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.