Onelia Lor. Kaede

Lo que queda

Están los amaneceres, la tarde siendo ansiedad

De las horas, la noche que me resigna al desamor o

A la tristeza. Están las semanas repartiendo

Su monotonía y los meses y los años.

Está esa última cifra del destino aguardando mi llegada.

Esta la soledad siendo la patria y el exilio de cada instante

y cada pensamiento.

Está la no necesariamente desdicha de haber querido

A alguien.

Están tus ojos en la forma terrible del recuerdo.

Está el amor siendo una espada que intento romper sobre las rocas,

para que el enemigo que me da muerte no se quede con ella.

Comentarios1

  • el poeta del abismo

    Muy buen poema, con un increible final. disfrte andar por aca leyendo sus versos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.