alejadadelavida

Nardos azules.

sentada entre tus piernas
tocaste mis pestañas humedecidas brillando a contraluz,
se asemejaban a la escarcha,
mientras mi alma era granizo,
-no fuimos suficiente, nos dejamos pasar
escuchaste, pero no comprendiste.
las estrellas se volvieron fugaces con el tiempo
y nuestros encuentros huracanes en un desván.
hoy cruzaste la plaza de los puentes blancos,
me viste recogiendo nardos azules,
-la realidad se volvió escasa, ya no confío en la vuelta del poeta Halley.
dijiste a mis espaldas,
-te prometo tempestad si me prometes arte.

Comentarios1

  • Texi

    ME encanto!! muy bueno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.