Leonardo Demian

Azul

Me he despertado con la piel azul.

Todo aquí, donde desperté, es azul.

Hay una ventana azul con un cielo azul.

Hay un aire azul que, de respirarlo, lo siento hacerme azul por dentro.

Hay un frío azul haciendo azules las gotas en mi rostro.

Hay una música azul que, a cada acorde y a cada movimiento, se vuelve más azul.

Tanto.

Como la noche más azul.

Y lejana.

Hasta la voz que canta es azul, oscuro, aterciopelado, como un dolor azul que lo habita todo.

Acero, azul también, en un jardín azul, con dos genios azules que, en la distancia azul de lo que comprenden y lo que no, me miran y sonríen, azules y ajenos.

Azul es este día, frío, nublado, cerrado, lejano, pesado, cortante, asesino.

Azul tu distancia.

Y silenciosa.

         



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.