Elena Hakkinen

La chica de la flor

La chica de la flor,

vivía pendiente de su jardín,

las plantas eran sus amigas,

y los humanos sus enemigas.

 

En ellas veía lo mejor de todos,

el reflejo de su esperanza,

la alegría en esta vida,

las sonrisas compartidas.

 

Para ella las flores eran su todo,

aunque para otros no fueran nada.

Éstas la ayudaban a olvidar,

y más que nada a sobrellevar.

 

Sonrisas fingidas eran su desayuno,

Flores de esperanza eran su suspiro,

Trágica y triste en los días,

y las horas solamente corrían.

 

Su cabeza pedía un suspiro,

y su corazón un descanso,

Pero sus flores las necesitaban,

y no podía abandonarlas.

 

Podía quejarse de

de las espinas en la rosa,

o alegrarse de que las espinas

vayan acompañadas de rosas.

 

Ella solo quería,

dar sus flores con sonrisas,

para alegrar todos los días,

a cada personita.

 

 ELENA HAKKINEN

Comentarios2

  • Montevidiosa Natalia Pias

    Muy bonita y solitaria personaje has creado.Y si a veces hay que refugiarse en la naturaleza .O escaparse un poco de la realidad cruda.Saludos

    • Elena Hakkinen

      Y si, no queda de otra que encontrar consuelo de la realidad. Saludos.

    • Tokki

      y los humanos sus enemigas.

      También quizás a veces uno mismo consigo mismo

      Saludos

      • Elena Hakkinen

        La pelea interna, la pelea entre uno mismo, la batalla más difícil de todas, realmente tienes razón. Saludos!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.