aura bedoya

Marchito...

Entre el rock y el alcohol él sumerge sentimientos, flotan, y el los hunde, se niega a dejarlos salir… bebe para olvidar, pero la resaca del amanecer le recuerda el motivo por el que brindaba en cada copa. Duele su cabeza, pero lastima más la imagen de ella aun en su corazón, no se si no ha podido sacarla o si no la quiere dejar salir… ¿esperanza? Vomita deseando desechar cada parte de su recuerdo, pero solo logra sacar cada gota de licor bebido en su nombre.

Se niega, se cierra, no es… finge ser, creo que no la espera, pero la extraña y la quiere, ella con su partida se llevó todo rastro de amor que él podría llegar a sentir y toda posibilidad de que él se vuelva a enamorar…  él se marchito con un adiós que nunca se escuchó.

Las pocas horas en que la sobriedad (un poco pesada) lo acompaña se le dibuja una mágica sonrisa que empieza en sus labios y contagia a sus ojos y su mirada, se conectan para dar luz, para alumbrar… ¿y a mí?... A mí me gusta sentirme cobijada por su sonrisa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.