Felipe Segura

Residentes corporales

 

 

 

20/08/2017

 

 

Van lentamente,
Creciendo uno tras otro,
Esperando el momento adecuado,
Para dar su asalto,
Escondidos en las penumbras,
Reflexionando consigo mismos,
Arrebatados de la euforia,
De un vivir incierto.

 

Se desprenden fácilmente de su madre,
Salen a flote,
Erradicarlos es casi imposible,
Se aferran al cuerpo,
Consumen la energía,
Gritando de afuera para adentro,
Recordando a cada palpitación del corazón,
La realidad ambigua,
La fuente de su vida.

 

Seguramente seguirán allí por mucho tiempo,
La seguridad los vence,
La inseguridad los alimenta,
Caen o emergen,
Viven o mueren,
Estado medio no existe,
Se encuentran en los extremos,
Sin querer dialogar,
Sin querer vivir felizmente.

 

Van viviendo,
Van cesando,
Van cayendo entre las sonrisas,
Olvidando su ser,
Esperando ser devorados,
En la infamia de la mala suerte,
Al desdén de una muerte anunciada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.