Humberto adasme

Ya me voy


Lenvantando polvo a cada paso, surco el sendero entre las dunas de un arido desierto
alejandome entre una espesa nube polvorienta
un arremolinado aire calido me envuelve
Y en la noche hay un frio cala hueso que congela
La humedad en mi mejilla


Y es el polvo de mi andar el que delata
Lo pesado de mis pasos taciturnos
Llevo el lastre del dolor sobre la espalda
Que mi andar tira a plomo y me confunde.
Y este frío: capataz que me espolea
Me apresura a volver hacia tu abrigo
Que el orgullo es trofeo del que se aleja
Y el amor es redención para el humilde.
*corazonpoeta*


miedo abunda mi caminar
pues mis ojos les cuestan admirar
la belleza de encontrar y alcanzar
lo que la mente no puede profundizar
el peligro no parece estar, en esta tierra vacia
mi cuerpo acaricia, pero no lo puede despabilar
de esta falsa pesadilla de la cual quiero alejar
ya que una mentira es
creada de lo inexperto de mi ser



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.