Angel33ve

A cuatro manos


Así como se desliza la bruma,
en la tibieza de la oscuridad infinita,
así fluye de las manos del pianista
el dolor y la tristeza ligera como espuma,
y en medio de su angustia, busca su alegría perdida.


Buscando en las notas de su alma
La redención al pecado de adorarte de esa forma
Cálidas y suaves , melodías de un corazón flajelado
Cuanto amor contenido , sonríen al escucharlo
Los querubines desde el cielo
Cuanto llanto enclaustrado al tocar tanto negras como blancas
Oh pianista melancólico , ta vuelves maestro al reflejar el sentimiento
Y un payaso al pretender sacar de tus adentros a esa mujer
Que es tu musa hiriente
Tu pasión
Tu Dolor
Tu alegría y llanto.


Es que ritmo y melodía,
Te reviven la historia que nunca olvidas,
Das con dos bemoles y un silencio,
Es ese adagio que se duerme en lo eterno,
Imposible que no la recuerdes,
¿Cómo olvidarla si aún la sientes?
Sí te llenó de arrebatos,
Sí te llenó de pecado bendito las manos,
Y así sigue tu música melancólica sonando
Mientras entre bruma y espuma se te van los años



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.