Escribano

Te regalo esta sinfonía

Te regalo esta sinfonía. 
cada nota, de forma sílaba
y que hilvanada con mimo, 
poesía, 
emana como eco 
cuando ardía.

 

Es música, ¿no la oyes?

 

Fluye de mí con ritmo
y confía, 
eres tú quien la compone
mientras me recorres 
con ansía.

 

¿La escuchas ahora?

 

Sigue sonando
en rebeldía, 
necesita de tus latidos 
para alimentar su delicada vida. 

 

Así que, para 
entre lo sublime seguir, 
sobre mi cuerpo
has de esculpir
caricias con 
notas en sí.

 

Te regalo esta sinfonía,
orquéstala, 
poseeme con maestría. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.