YO CLAUDIO

LLORA EL GORRION

Escucho tu voz lejana y dormida 

como el viento que se va de ida

la rosa  que a perdido la vida

un cuerpo con alma perdida.

 

La noche se cubre de inocencia

un niño herido pidiendo clemencia 

un padre que espera sentencia

por la madre que muere en una pendencia.

 

LLóra el gorríon en el huerto

las aves quedan cabeza gacha y en silencio

viste de negro el viejo Prudencio

llorando a su niña que se le a muerto.

 

El niño se toma del brazo de su abuelo

es largo el caminar al cementerio

rogando a Dios por un consuelo

por el año que estarán juntos y de duelo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.