Angel33ve

Musas

 

Mis musas,

dejen descansar mi alma de poeta

dominada por sus palabras y su ingenio,

dejen que estas manos se detengan

y dejen de escribir lo que susurran a mi oído,

dejen que pueda cerrar mis ojos y soñar

 así como ustedes sueñan y hablan mientras escribo,

mañana será otro día en que seré de ustedes

 el más agradecido de los esclavos,

dichoso de vivir bajo tan exquisito dominio.

Comentarios1

  • Yedra

    Pues deberias dejarlas trabajar, que lo hacen muy bien querido poeta.
    Un saludo

    • Angel33ve

      Gracias Yedra!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.