Franklin Joga

Efímero

Las hojas marchitas el viento barre
bajo la sombra muerta del olvido,
calles de sombras y mudo alarido,
sin que la noche los sueños desgarre.

 

Ahora el quizás es una esperanza
que no sueña con el tiempo que pierde,
sin saber que cada paso remuerde
el motivo secreto que no alcanza.

 

La soledad se pierde sin buscar,
una negra calma donde perderse
sin que la muerte se pueda aplacar.

 

Ningún olvido podrá condolerse
del míserable destino sin suerte
que acompaña los pasos de la muerte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.