Emma Lores

En tu viña

Trabajando en tu viña
me deleito cada día
componiendo las poesías
que me da tu inspiración.
Lo hago con mucho amor
pues se que bajo el cielo
siempre eres lo primero
que sube a mi corazón.
Tu me has dado amor,
entendimiento y salud,
me darás la plenitud
cuando vengas en tu gloria.
También obtendré victoria
sobre el mundo y sus desvelo
y moraré en el cielo
contigo Jesús amado.
Vivir es un don sagrado,
hacerlo por ti un placer
siempre quiero obedecer
los preceptos que has dado.
El Dios a quien he amado
fuente de poder y luz,
mandaste al buen Jesús
a morir por mi pecado.
Desde que fue proclamado
tu hijo en mi presencia,
le entregue a el mis fuerzas
pues de el la recibido.
Nada tengo en este mundo
mejor que el poder amarte
cada día consagrarte
todo cuanto hay en mi.
Te amo con frenesí
nada supera eso,
te lo digo con mis versos
pues es el don que me diste.
Los lleno de mil matices
para alabar tu nombre,
aun así no responden
mis palabras a tu belleza.
Sígueme dando fuerzas,
talento he inspiración,
para que hable de tu amor
a los que vagan sin ti.
Llena de luz mis poesías,
enriquecelas Señor,
has que puedan volar lejos
donde no puedo llegar yo.
Que si viajan a un hogar
solo lleven bendición,
pues les cuenten del amor
que viniste a enseñar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.