Jose Raul Morales Cornejo

Un Par de Copas

Hoy te vi

tan hermosa como siempre

y admire tu belleza.

Hoy igual que ayer,

cometí pecado al imaginarte desnuda

y en mis brazos,

aunque debo decirte

que más desnuda esta mi alma sin ti.

Hoy te vi,

cual bello atardecer

más cabizbajo aun

todavía me sigo preguntando

que será más lindo,

ver como se oculta el sol en el horizonte

para dormir soñándote

o esperar el mañana

para volver a admirar tus ojos

bajo el primer rayo de luz,

hoy te vi

caminando con un niño,

y a unos pasos

un hombre de mirada indiferente

cual desconocido tuyo,

dicen

es tu amante en secreto,

chiquilla mía

debo decirte que amor

es lo que ahora vives,

el mañana

es solo ilusión.

Ahora me pregunto

por qué esperar la oscuridad

para tomarte en sus brazos,

por que esperar la soledad

para besar tu boca

si es más bonito humedecer en tus labios

los pétalos de una flor

antes que llegue la lluvia

y deshoje tu rosa.

Yo te quiero aun

bella dama

aunque jamás te lo diré

tampoco el sabrá

aun escuchando rumores

que me amaste primero

y aprendimos juntos

las caricias que ahora goza,

pero un día

te dije adiós para siempre

pues también eras de otro.

Y ahora,

solo me queda

pasar ante ti indiferente

cual hoja de árbol cayendo

sin importar a nadie su muerte.

Si,

ahora sigo mi camino

sin prisa aparente

cual marinero en su tierra

llevando solo el mar en su mente

aunque su vida termine

como vela deshilada

por el paso del tiempo.

Hoy igual que ayer,

tu vida y la mía

siguen siendo un par de copas,

solo que la tuya

se derrama y bebe a escondidas.

Mientras la mía

espera con paciencia

una sola gota de vino

para calmar mi sed…

Aunque por ahora

y para siempre

será mejor así,

verte pasar de frente.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.